ESPAÑOL ENGLISH Facebook Twitter CLACSO TV en Youtube
Inicio  
                   
 
Presentación   Grupos de Trabajo   Publicaciones   Agenda
 
  Grupos de Trabajo seleccionados para el período 2016 - 2019
 
Volver
Grupo de Trabajo: Gobiernos y movimientos: tensiones irresueltas
 
Persona responsable de la inscripción: María Reneé Barrientos Garrido
 
1. Nombre del Grupo de Trabajo.
  Gobiernos y movimientos: tensiones irresueltas
 
2. Ubicación crítica del tema en el contexto y en la política pública latinoamericana y caribeña y en relación con la dinámica global.
 

La democracia se ha consolidado en la región latinoamericana en medio pugnas internas y  externas, y es que Latinoamérica se mueve entre dos mundos, especialmente cuando se habla de las instituciones democráticas y su reconocimiento. Este sistema emerge y se va  construyendo en medio de sociedades heterogéneas, en las que los  saberes y las prácticas sociales, políticas, económicas se confrontan y/o coexisten con el pensamiento colonial.


 


Muchas de las actuales instituciones son herederas de las antiguas administraciones coloniales, y se adecuaron a los diferentes procesos políticos en la conformación de los diferentes Estados surgidos de los procesos de independencia. Es ahí que los diferentes gobiernos latinoamericanos en su afán de consolidar estructuras similares a los modelos europeos, no lograron comprender ni integrar las realidades propias de una región con una fuerte organización política, societal, cultural y civilizatoria mucho anterior a la conquista y que se renueva incesantemente de múltiples modos.


 


El resultado es visible, en los últimos años se ha visto una creciente insatisfacción respecto al funcionamiento de las instituciones democráticas por la poca representación social y política que percibe la ciudadanía (Caetano: 2006). Según los datos del Latinobarómetro en un periodo de 1994 a 2015, la media de latinoamericanos opina que estar “satisfechos o muy satisfechos” con la democracia es del 37%. En cuanto a la confianza hacia las instituciones, vemos que el 2015, un 70% latinoamericanos expresa no estar representado por el Congreso de su país. Siguiendo esta línea, los partidos políticos gozan de menor credibilidad en la región ya que sólo un 40% de los ciudadanos confían en estos como institución, y si lo vemos en perspectiva, comprendemos que esta situación no ha mejorado desde la década de los 90 (1996, sólo el 28% expresaba su confianza en los partidos, el 2003 que bajó a 11% y en 2009 24%). Aunque esto contradice cuando se habla de la credibilidad hacia el  Gobierno, que habría registrado un 45% de confianza en 2009.


 


Esta reacción ‘antipolítica’ (Zizek, 2010) supuso incluir a la región al interior de una sociedad de la desconfianza (Lechner, 1982), en la que los contextos habituales de confianza y socialización (escuela, empresa, barrio, partido político, etc.) se han ido debilitando, provocando un incremento del miedo público y la consiguiente afectación del vínculo social y el repliegue ciudadano del espacio de lo público al interior de la vida privada. Lo que ha, generado una desincorporación de fuertes franjas de población a la vida social y política reivindicativa y dejó abonado el campo de la decisión pública a las élites tradicionales en la elaboración política del devenir social.


 


A pesar de dichos procesos, las sociedades Latinoamericanas, por su propia heterogeneidad y su continuo desarrollo desde los márgenes y desde abajo, han generado elementos de resistencia al interior de las formas institucionales de organización. Así, estas sociedades funcionaron de manera permanente y paralela durante siglos, y con la llegada de la República desconocieron conscientemente a las instituciones representativas de sus Estados (Zibechi y Hardt, 2013), al ser consideradas represoras e ineficientes; y estructuraron en ese tiempo formas alternativas de lucha, interacción y gobierno más allá de los mecanismos oficiales. Una sociedad otra, no como un Estado paralelo, sino como una sociedad fragmentaria, no institucionalizada, entre la generación de Zonas Temporalmente Autónomas (Bey, 2005), revoluciones moleculares (Guattari, 2004), lógicas colectivas (Fernández, 2008) y movilización mesetaria (Deleuze y Guattari, 1988), la cual solo se hace visible al ponerse en movimiento.


 


Las desavenencias entre las instituciones del Estado liberal y aquellas formas de organización y movilización, surgidos no sólo de la poca credibilidad hacia las instituciones liberales, sino, principalmente por el abandono y desconocimiento del otro, generan varios cuestionamientos desde lo teórico hasta lo empírico. En ello residen dos formas de representación: La primera va encaminada a las formas de representación liberales. La segunda es la observación de aquellas formas de organización y resistencia creadas a razón de las incompatibilidades de los diseños institucionales en las sociedades latinoamericanas.


 


El objetivo de esta propuesta es comprender las tensiones generadas por la interacción entre las instituciones representativas y las formas de resistencia social en el marco de la insatisfacción con la democracia. En la medida en que más allá de los procesos de democratización procedimental una serie de organizaciones y movimientos sociales viven en una constante lucha por la reivindicación de sus derechos y tratar de resolver los cuestionamientos planteados a raíz de esta encrucijada como: ¿Cuáles son los principales problemas de la institucionalidad? ¿qué mecanismos, estructuras y estrategias sociales y ciudadanas se constituyen como formas de resistencia, denuncia y solución para esos problemas públicos irresueltos y explicar las causas y soluciones aportadas por dichos mecanismos informales de representación? ¿Existe o no relación en los niveles de representatividad, las necesidades insatisfechas y el surgimiento de identidades alternativas que se establezcan como mecanismos subalternos de estructura social?


 


Para ello, se plantea un estudio interdisciplinar en el que se pretende establecer un diálogo teórico y metodológico a partir de la confrontación de diferentes escuelas históricamente divergentes. La selección de los casos responde a la incursión histórica de los países en los que hubo participación o inclusión de movimientos sociales en las instituciones estatales (Bolivia, Ecuador, Uruguay y Argentina) durante la última década (2006-2016) y en los países donde los mecanismos de participación y representación se mantuvieron (México, Perú y Costa Rica). 

 

Bibliografía utilizada

  Bey, H. (2005). T.A.Z. Zona Autónoma Temporal. Barcelona: Lagana nómada 1.

Caetano, G. (2006). Sujetos sociales y nuevas formas de protesta en la historia reciente de América Latina. Buenos Aires: CLACSO.

Deleuze, G. y Guattari, F. (1988). Mil Mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Valencia: Pre-Textos.

Fernández, Ana María (2008) Las lógicas colectivas: imaginarios, cuerpos y multiplicidades. Buenos Aires: Biblos.

Guattari, F. (Ed.). (2004). Plan sobre el planeta: capitalismo mundial integrado y revoluciones moleculares. Madrid: Traficantes de Sueños.

Lechner, N. (1982). El proyecto neoconservador y la democracia. En Rojas Aravena, F. (Ed.). Autoritarismo y alternativas populares en América Latina. San José: Ediciones FLACSO.

Zibechi, R. Y Hardt, M. (2013). Preservar y compartir. Bienes comunes y movimientos sociales. Buenos Aires: Mardulce.

Žižek, S. (2010). En defensa de la intolerancia. Madrid: Público.
 
3. Fundamentación y análisis de la relevancia teórica del tema frente al contexto analizado.
 

Es quizá durante el desarrollo sociopolítico intelectual poscolonial de la región cuando se sucedieron los procesos de emancipación epistemológica de la teoría crítica (Karam, 2012), desencantada de los conceptos clásicos del materialismo histórico muy imbuido por los contextos europeos decimonónicos (Aricó, 2010). René Zavaleta (1986), Juan Carlos Mariátegui (1924), Aníbal Quijano (2000), Bolívar Echeverría (1994), González Casanova (2006), Raúl Zibechi (Zibechi y Hardt, 2013) a través del desarrollo de conceptos propios como ‘Estado dual’, ‘sociedad abigarrada’, ‘Ethos Barroco’, ‘colonialidad’, ‘colonialismo interno’ o ‘sociedad otra’, proporcionaron ingente reflexión para la comprensión del funcionamiento de esa dialéctica en tensión permanente entre las instituciones formales de representación y los mecanismos informales, propios, de estructura, organización y resistencia presentes en todas las sociedades de la región. Unido a todo ello, la corriente crítica y decolonial de los analistas andinos (Choque et al., 1992; Garcilaso, 1958; Yampara, 2001) identifican un complejo sistema de relaciones prehispánicas que, hoy en día, siguen presentes de manera parcial en gran parte de las estructuras sociales referenciales de sus localizaciones, desde un punto de vista social, político, jerárquico y cosmológico.


 


Dichas comunidades y estructuras originarias, en el devenir de los años y las diferentes formas-Estado asumidas desde las élites políticas, han ido variando su estructura y sus objetivos con base en la concepción política de una identidad perdida, ya no desde términos de mera inversión de las estructuras, sino desde una dialéctica entre cultura y liberación (De Alarcón, 2012; Fanon, 1980), proporcionando, desde su sentido ontológico de rebelión levantamientos sociales y búsqueda de reconocimiento como formas de emancipación de la forma-Estado impuesta.


 


Basados en parámetros constructivistas como la intersubjetividad, la cotidianidad y las finalidades compartidas, así como algunos elementos simbólicos que actúan como identificadores de la identidad colectiva (Geffroy, 2008), numerosos académicos y activistas (Rivera, 1986; Albó, 2002; Ticona, 2003; Hurtado, 1986) desarrollaron durante décadas investigaciones aplicadas sobre esas formas de organización política subalterna (Scott, 2000) y su relación con las formas de dominación estatal, necesarios para el desarrollo de las cotidianidades (De Certeau, 1986) y la creación de micropolíticas y microrresistencias (Deleuze y Guattari, 1988) como base del desarrollo social mutuo, enfrentando retos y contradicciones a las explicaciones clásicas y representativas planteadas desde la teoría liberal de la democracia asumida desde el mito de los ‘valores universales’ (Díaz Bordenave, 1994).


 


En este punto, la democracia entendida desde la perspectiva liberal, encuentra significado en la medida que es promovida por las dinámicas propias de los Estados modernos (Escobar, 2007; Ranciere, 2006; Rosanvallon, 2006). No obstante, a causa de las contradicciones históricas en América Latina, el término encausa una serie de indeterminaciones analíticas y discursivas, ya sea por su significante ontológico y/o epistemológico, en estos contextos, la democracia no ha sido plenamente descifrada (Laclau y Lechner, 1981; Ansaldi, 2007; Luna, 2007; Márquez-Fernández, 2013). Desde las interpretaciones e imposiciones liberales, la democracia concebida como forma de gobierno, como llana representación política o como procedimiento, sea cual sea su exégesis, la democracia no ha sido entendida, desde sus bases sociales históricas y por sus limitaciones institucionales (Castoriadis, 1996; Downs, 1987; Rosanvallon, 2006; Mouffe, 1999; Rancière, 1996). Por ello se encuentra la resistencia del pensamiento clásico en contra del proceso de institucionalización del dominio liberal en las “democracias” latinoamericanas (Quijano, 2000; Ansaldi, 2007; Márquez-Fernández, 2013; Cantamutto, Velázquez y Costantino, 2015). Es decir, la relación entre la democracia y régimen que la constituye y las estructuras sociales preexistentes y las formas de organización desplazadas, en tanto que estas permiten comprender el significado de las formas de asociación social propiamente latinoamericanas (Castoriadis, 1996).


 


La dominación del pensamiento liberal en la actualidad, ha revelado la imposición de mecanismos y procesos íntimamente ligados al desarrollo de la democracia (Ranciere, 2006). No obstante, este pensamiento ha ido en continuo decaimiento, ya que la sociedad en su conjunto, ha puesto de manifiesto su inconformidad ante los procesos políticos en sistemas que se creían más consolidados democráticamente (Schumpeter, 1976; Schedler, 1997; Rosanvallon, 2006; Hardt y Negri, 2001 [2000]; Inglehart; 2010). Este ideal democrático-liberal de dominación política, supone la instauración de limitantes al entendimiento de las instituciones representativas en América Latina, y que ha creado una fuerte incomprensión a fuerzas políticas antagónicas y plurales (Downs, 1987: Hardt y Negri, 2001; Rosanvallon, 2006). En la actualidad entender a la democracia, el discurso liberal refiere directamente a la contraposición del divisionismo y la aceptación de una pluralidad política que se oponía a la institucionalidad de las sociedades latinoamericanas. En este sentido, las organizaciones creadas ex profeso por el liberalismo y las organizaciones sumergidas por el efecto colonizador se posicionan como elementos clave en constante tensión que se relacionan mutuamente dentro diversos sistemas, asentando raíces y provocando un comportamiento determinado de los mismos; que a su vez, funcionan dentro ciertas características institucionales (Quijano, 2000; Ansaldi, 2007; Márquez-Fernández, 2013; Cantamutto, Velázquez y Costantino, 2015). En este sentido, las nociones de institucionalidad y sus límites se definen por el comportamiento de los miembros individuales de un sistema (Peters, 2003:171-185).


 


Por lo anterior, y ya que el estudio se enfoca en comprender las tensiones generadas por la interacción entre las instituciones representativas y las formas de organización social y resistencia en el contexto latinoamericano, la misma delimitación al concepto de institución se canaliza a aquellas expresamente formalizadas desde la teoría liberal en tanto nuestra aproximación a la democracia representativa, como las que no, al definir mínimamente a las instituciones como conjuntos de patrones de conducta conocidos, practicados y aceptados ampliamente por la misma sociedad ante dicha imposición, su continua tensión y propia identidad (Hall, et. al. 1996).


 


Entendiendo como inevitables y propias las condiciones de autorrepresentación, en los que la institucionalización aparece “cada vez que se da una tipificación recíproca de acciones habitualizadas por tipos de actores” (Berger y Luckmann, 1978: 76), al interior de una lógica de construcción de instituciones informales como garantes del propio Estado, el efecto de empoderamiento efectivo dentro de los sistemas de representación conseguidos desde estas formas ‘otras’ de acción pudo, en numerosas situaciones a lo largo de su historia, y en contextos de una amplia y consciente participación, llegar a asemejarse a organismos reguladores del Estado, instituyéndose en ‘estructuras mediadoras’ (Berger y Neuhaus, 1996) presentes en la configuración de los Estados modernos como una extensión no intrusiva, participativa y propia de las diferentes comunidades sociales, estableciéndose como formas de resistencia e interpelación frente a las instituciones formales encarnadas por los grandes agentes del Estado y el mercado.


 


Si a las históricas tensiones sociales y teóricas descritas le sumamos el surgimiento, durante las últimas décadas, de nuevos sujetos sociales activos -mujeres, jóvenes, indígenas, Lesbianas, gays, bisexuales y transsexual e intersexuales (LGTBI), ...-, podremos reconocernos en la representación de un cambio, del fin del patriarcado, no como fin de la dominación, sino como imposibilidad de contener las energías creativas (Castoriadis, 2007; Zibechi, 2008).

  Bibliografía utilizada
  Albó, X. (2002). Pueblos Indios en la Política. La Paz: Plural.

Aricó, J. M. (2010). Marx y América Latina. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Berger, P., y Luckmann, T. (1978). La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu Editores.

Berger, P. y Neuhaus, R. (1996). To Empower People. From State to Civil Society. Washington, DC.: AEI Press.

Caletti, S. (2007). Repensar el espacio de lo público. Boletín de la Biblioteca del Congreso de la Nación, 123. 195-252.

Castoriadis, Cornelius (2007). La institución imaginaria de la sociedad. Buenos Aires: FCE.

Choque, R. et al. (1992). Educación indígena: ¿ciudadanía o colonización?. La Paz: Aruwiyiri.

De Alarcón, S. (2012). Comunidad, ética y educación. Estudio teórico sobre la comunidad y la ética aymara-quechuas en proyección al nuevo modelo educativo boliviano. La Paz: Instituto Internacional de Integración Convenio Andrés Bello.

De Certeau, M. (1986). La invención de lo cotidiano. México: Universidad Iberoamericana.

Deleuze, G. y Guattari, F. (1988). Mil Mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Valencia: Pre-Textos.

Díaz Bordenave, J. (1994). Participative Communication as a Part of Building. En White, S.; Sadanandan Nair, K. y Ascroft, J. (Eds.), Participatory Communication. Working for change and development. New Delhi-London: Sage Publications.

Echeverría, B. (2008). El Ethos Barroco y los indios. Revista de Filosofía ‘Sophia’, 2. 1-11.

Escobar, Arturo (2007) La invención del Tercer Mundo. Construcción y deconstrucción del desarrollo. Caracas: Fundación Editorial el perro y la rana.

Fanon, F. (1980). Los condenados de la tierra. México DF: Fondo Ande Cultura Económica.

Garcilaso, I. (1958). Comentarios reales (Selección). Lima: Ediciones del Ministerio de Educación Pública.

Geffroy, C. (Coord.) (2008). La invención de la comunidad. Migración de retorno y economía solidaria en Huancarani. La Paz: Embajada de Francia en Bolivia-Programa de Investigación Estratégica en Bolivia.

González Casanova, P. (2006). Sociología de la explotación. Buenos Aires: CLACSO.
Hurtado, J. (1986). El Katarismo. La Paz: HISBOL.

Jaguaribe, H. (1958). Condições Institucionais do Desenvolvimento. Rio de Janeiro: Ministério da Educação e Cultura - Instituto Superior de Estudos Brasileiros.

Mariátegui, J. (1924). La unidad de la América Indo-Española. Lima: Variedades.
Negri, A. (2003). La Forma-Estado. Madrid: Akal.

Quijano, A. (2000). Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En Lander, E. (Comp.). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires: CLACSO.

Rivera, S. (1986). Oprimidos pero no vencidos. Luchas del campesinado Aymara y Quechwa 1900-1980. Ginebra: UNRISD.

Scott, J. (2000). Los Dominados y el Arte de la Resistencia. Discursos ocultos. México D.F.: Ediciones Era.

Ticona, E. (2003). Pueblos indígenas y Estado boliviano. La larga historia de conflictos. Gazeta de Antropología, 19. 1-7.

Yampara, S. (2001). El ayllu y la territorialidad en los Andes. Una aproximación a Chambi Grande. El Alto: UPEA-INTI ANDINO-CADA.

Zavaleta (1986). Lo Nacional-Popular en Bolivia. México DF.: Siglo XXI.

Zibechi, R. (2008). Territorios en resistencia. Cartografía política de las periferias urbanas latinoamericanas. Buenos Aires: Lavaca Editores.

Zibechi, R. Y Hardt, M. (2013). Preservar y compartir. Bienes comunes y movimientos sociales. Buenos Aires: Mardulce.
 
4. Plan de trabajo trienal (36 meses).
 
  OBJETIVOS ACTIVIDADES RESULTADOS ESPERADOS
PRODUCCIÓN DE CONOCIMIENTO
(Investigación)
Objetivo específico 1:
Establecer relaciones epistemológicas entre la teoría crítica y los enfoques del institucionalismo sociológico e histórico que permitan el entendimiento de la tensión entre las instituciones representativas y otras formas de organización social y resistencia.
a. Identificar los principales límites teóricos del institucionalismo y el neoinstitucionalismo.
b. Reconocer las propuestas teóricas alternativas, que trabajan desde fuera los límites institucionales.
c. Comparar y debatir las distancias y aproximaciones conceptuales.

Objetivo específico 2: Construir un espacio de reflexión y crítica en torno al declive de los partidos políticos como organizaciones de representación ciudadana y el surgimiento de organizaciones sociales como modo alternativo de (auto)representación.

Objetivo específico 3: Determinar los mecanismos, las estructuras y las estrategias sociales y ciudadanas que se constituyen como formas de resistencia, denuncia y solución de problemas públicos.
3a. Explorar la reconfiguración de formas de organización social y de resistencia (movimiento indígena, LGBTI y mujeres) e interpelación a las instituciones formales.
3b. Identificar nuevos mecanismos de opresión de estos movimientos a partir de su inclusión y reconocimiento institucional.
3c. Analizar las transformaciones identitarias de las formas de organización social y de resistencia.
Actividades objetivo 1:
1a. Revisión de la literatura generada desde la teoría crítica y la teoría liberal desde la perspectiva del institucionalismo histórico y sociológico.
1b. Revisión de la literatura generada desde la escuela poscolonial y posmarxista.
1c. Formulación de un esquema de alternativas teóricas a las formas institucionales de organización.
1d. Construcción de una taxonomía comparada.

Actividades objetivo 2:
2.a. Recolección y análisis de percepciones sobre confianza en las instituciones en los países de América Latina (Fuerzas Armadas, Policía, Iglesia, Congreso, Gobierno, Partidos Políticos y Medios de comunicación)
2b. Observación e identificación partidista, el apoyo electoral, la confianza en estas organizaciones durante la última década
2.c. Clasificación e identificación de las organizaciones políticas alternativas a los partidos políticos y las principales disputas sobre la representación política.
2.d. Identificación de redes de organizaciones de representación ciudadana.

Actividades objetivo 3
3.a. Clasificación e identificación de las formas de organización social y de resistencia.
3b. Investigación-Acción Participativa (IAP) sobre las necesidades, formas de organización, formas de participación, apropiación, estrategias de lucha e inclusión política de las nuevas formas de movilización
3.c. Clasificación e identificación de instituciones discriminadoras.
3.d. Recuperación crítica de la historia de la conformación simbólica y estructural de las identidades
Resultados objetivo 1:
1a. Generar producciones teóricas en base al diálogo/debate de los principales pensadores de la escuela crítica e institucionalista.
1b. Promover reflexiones conceptuales sobre las democracias latinoamericanas y la visibilización de fenómenos que tensionan los marcos hegemónicos
1c. Concluir investigaciones en curso de miembros que integran el GT propiciando la dimensión comparativa entre los diferentes países y escenarios de indagación.

Resultados objetivo 2:
2a. Informe de las percepciones ciudadanas en cuanto a la confianza institucional y las consecuencias en América Latina / Países objeto de estudio
2.a.Índice de actitudes ciudadanas.
2.b.Marcos interpretativos alternativos para la observación de las organizaciones políticas.
2.c. Mapeo de organizaciones políticas alternativas a los partidos políticos.
2.d. Representación gráfica del análisis en red.

Resultados objetivo 3:
3a. Mapa socio-crítico formas alternativas de organización política.
3b. Redefinición de las problemáticas.
3c. Mapeo sociocrítico de instituciones y formas de discriminación.
3d. Redefinición de las identidades políticas subalternas.
DIFUSIÓN DEL CONOCIMIENTO
(Acciones de formación, visibilización, confrontación de la producción)
1. Diseñar e implementar espacios virtuales de investigación y aprendizaje a partir de los resultados y avances de investigación.

2. Producir de artículos académicos para la difusión de avances y resultados del trabajo de investigación haciendo énfasis en la producción de artículos colectivos.

3. Proponer proyectos educativos y editoriales.

4. Generar espacios de discusión y formación entre investigadores y lideres de partidos y movimientos.
1a. Creación de una plataforma virtual de conocimiento abierto para los movimientos sociales, sindicatos, partidos y otros promovidas por las diferentes instituciones universitarias del GT.
1b. Creación de un espacio virtual de trabajo y articulación entre los miembros del GT.
1c. Creación de un espacio virtual de difusión de los avances, resultados y actividades del GT de acceso público a partir de las plataformas de conocimiento abierto promovidas por las diferentes instituciones universitarias del GT.
1d. Creación de página y canal en redes sociales.

2a. Publicaciones periódicas editadas por los Centros Asociados de los integrantes del GT, como es el caso de la revista América Latina Hoy del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca.

3.a. Procesos de intercambio y cooperación de los Centros Asociados y de los integrantes del GT.

4a. Organización de seminarios, talleres y conferencias para la exposición y puesta en discusión de las reflexiones e intercambio de resultados de las investigaciones llevadas adelante en el marco del GT.
4b. Participación en Congresos a partir de la propuesta de mesas. Por ejemplo CEISAL 2016, LASA 2017 en Lima o ICA 2017 Salamanca, Ciespal.
1a y b.Espacio virtual del GT: Página web, integrada por una plataforma educativa Moodle de los centros miembros asociados al GT y por una plataforma de acceso abierto.
1c. Blog del grupo de trabajo.
1d. Facebook, twitter y canal de youtube.

2a. Publicación de libro electrónico.

3a. Intercambio de métodos de investigación y fuentes de información.

4a.Publicación de memorias.
4b.Artículos académicos
RELACIONAMIENTO CON POLÍTICA PÚBLICA Y ORGANIZACIONES SOCIALES
(Escuelas, espacios de debate, medios, intervención sistemas de ciencia y tecnología, etc.)
1. Generar mecanismos de participación y apropiación crítica por parte de organizaciones y redes sociales en el intercambio de perspectivas, conocimientos y generación de nuevos saberes en la interacción surgida de la creación de dichos espacios.

2. Promover espacios de difusión e intercambio con organizaciones estatales y de la sociedad civil.

3. Establecer redes de internacionales de capacitación, conocimiento e intercambio de experiencias entre movimientos y organizaciones.

4. Gestionar alianzas estratégicas con algunos medios de comunicación en los diferentes países para generar espacios gratuítos.
1a. Talleres, reuniones co-participativas con organizaciones sociales para la discusión y difusión de temas y actividades relacionadas con los objetivos del GT.
1b. Elaboración de mapas socio-críticos conjuntos sobre las problemáticas que tiene cada movimiento y organización política.
1c. Intercambio de experiencias.
1d. Capacitación en el uso de la plataforma de acceso abierto.

2a. Documentación de los performances contra los femicidios, contra la discriminación LGBTI, pueblos indígenas, entre otros.
2b. Documentación del graffiti como forma de expresión de protesta.

3a. Encuentro internacional entre líderes de movimientos y organizaciones sociales

4a. Campaña de difusión mediática sobre las tensiones entre los movimientos e instituciones en democracia.
1.Generación de sinergias y encuentros entre los diferentes sujetos políticos de investigación (investigadores, actores políticos, representantes de movimientos, etc.), a fin de construir redes de participación y conocimiento

2a. Concientización y visibilización de la problemática social de estos movimientos.
2b. Publicación de memorias.

4a. Artículos de opinión, programas radiales.
ARTICULACIÓN CON OTRAS REDES Y PROGRAMAS
(Latinoamericanas, caribeñas y mundiales)
1. Generar instancias de intercambio y cooperación con otros programas de investigación y GT afines.


2. Entrar a formar parte de las redes de investigación internacional afines a la temática


3. Construir y fortalecer redes de trabajo (investigación y docencia) entre los centros de investigación de los participantes del GT
1a. Estancia de investigación en los centros miembros asociados.
1b. Seminarios virtuales.
1c. Investigación y publicaciones conjuntas.
1d. Creación de una plataforma académica de los investigadores.
1e. Diseño curricuriculares conjuntos en torno a las temáticas del GT.

2a. Creación de secciones y grupos de trabajo dentro de las asociaciones de investigación
2b. Desarrollo de mesas de trabajo y simposios en coordinación con las redes y asociaciones de investigación
2c. Redacción de una estrategia de investigación que integre a las diferentes asociaciones y redes de investigación afines al desarrollo de la temática de investigación
2d. Efectivización de una estrategia conjunta de acción-participación social que integre asociaciones y redes de investigación con organizaciones y movimientos de la sociedad civil en el intercambio y diálogo de conocimientos

3a. Generar condiciones de posibilidad para la movilidad de investigadores en espacios de discusión de las temáticas de referencia del GT.
Intercambio, aprendizaje y generación de nuevos canales de investigación

Difusión de las nuevas perspectivas de conocimiento surgidas del GT entre grupos y redes de interés académico
Difusión de los resultados de investigación desarrollados por el GT entre redes de interés social y académico

Generación de un desarrollo académico crítico y alternativo que cuestione las bases curriculares de educación formal
 
5. Integrantes del Grupo de Trabajo
  Total de investigadores ingresados: 13
- Aldo Adrián Martínez Hernández
  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
- César Enrique Patriau Hildebrandt
  Centro de Investigaciones Sociales, Económicas, Políticas y Antropológicas - CISEPA/PUCP (Perú)
Pontificia Universidad Católica del Perú
   
- Daniela Ivette Martínez Rosales
  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
- Eduardo Albán Gallo
  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
- Juan Ramos Martín
  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
- Julián González
  Instituto de Ciencia Política - ICP/UDELAR (Uruguay)
Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de la República
   
- María Candelaria Sgró Ruata
  Centro de Investigaciones Jurídicas y Sociales - CIJS/UNC (Argentina)
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales - Universidad Nacional de Córdoba
   
- María José Cascante Matamoros
  Instituto de Investigaciones Sociales - IIS/UCR (Costa Rica)
Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de Costa Rica
   
- María Reneé Barrientos Garrido
  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
- María Teresa Zegada Claure
  Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social - CERES (Bolivia)
   
- Mercedes García Montero
  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
- Ramesh Srinivasan
  Universidad de California
(Estados Unidos)
   
- Víctor Humberto Guzmán
  Centro de Estudios Avanzados - CEA/UNC (Argentina)
Universidad Nacional de Córdoba
   
 
6. Coordinador/es del Grupo de Trabajo

María Teresa Zegada Claure

  Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social - CERES (Bolivia)
   

Mercedes García Montero

  Instituto de Iberoamérica - IB (España)
   
Volver
 
 
 
 
Inicio
 
  CLACSO   Promoción de la investigación   Red de Posgrados en Ciencias Sociales   Grupos de Trabajo   Estudios sobre la pobreza y las desigualdades   SUR-SUR   Escuela de Haití   SILEU   Acceso abierto al conocimiento y difusión
Qué es CLACSO Presentación Presentación Presentación Presentación Presentación Presentación Presentación Presentación
Centros
asociados
Publicaciones Seminarios virtuales Grupos de Trabajo Publicaciones Publicaciones Actividades        
Asociaciones Policy Brief Diplomas Superiores Publicaciones Policy Brief Enlaces            
Actas e informes de gestión     Programas de posgrados Agenda                    
        Publicaciones                        
                                   
 
 
Secretaría Ejecutiva
Estados Unidos 1168 | C1101AAX | Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel. [54 11] 4304 9145 | Fax [54 11] 4305 0875 | clacsoinst@clacso.edu.ar | www.clacso.org
CLACSO.TV CLACSO Librería Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales Red de Bibliotecas Virtuales clacso.org  
Área de Acceso Abierto al Conocimiento y Difusión | CLACSO | 2015
 
subir